Bacterias-y-algas-bioluminiscentes-para-iluminacion-y-senalizacion_image_380

Bacterias y algas para emitir luz sin consumo eléctrico

Bacterias-y-algas-bioluminiscentes-para-iluminacion-y-senalizacion_image_380La farola del futuro, más bien de un futuro no muy lejano, no necesitará electricidad. Solo bacterias y algas capaces de emitir luz por sí solas. El primer paso lo ha dado la Universidad de Sevilla, que ha patentado el procedimiento de cultivo de las bacterias ‘vibrio fischeri’ y las algas ‘pyrocystus fusiformis’ para configurar dispositivos bioluminiscentes que emitan luz sin consumo eléctrico, con aplicaciones en iluminación ambiental y señalización.

El sistema diseñado aún no tiene la potencia lumínica necesaria para su uso en entornos habituales, como una ciudad, por ejemplo, pero al no generar ningún residuo y ser 100% biodegradable, lo hace ideal para señalizar o iluminar espacios naturales. Para ello, se crean poblaciones de estas bacterias y algas en el dispositivo que queremos que haga de fuente de luz. Así de sencillo, y así de increíble.

Señalizar espacios naturales

De esta manera, se identifica y se propone solucionar, por una parte, el inconveniente que significa el consumo de energía eléctrica para producir luz, y por otra, el problema de la generación de residuos derivados de la fabricación de lámparas y luminarias artificiales.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

“Esta invención propone soluciones a estos problemas mediante el aprovechamiento de las propiedades bioluminiscentes de estos micro-organismos, dispuestos adecuadamente en dispositivos de iluminación biodegradables”, explica el investigador responsable de la patente, Eduardo Mayoral.

“Estos microorganismos no tienen a día de hoy la capacidad lumínica que pueda tener una farola, pero crecidos en un medio de cultivo rico en nutrientes e implementados en una geometría adecuada para su uso funcionan muy bien para señalizar o iluminar espacios naturales”, agrega Mayoral.

El trabajo de este investigador ha sido desarrollado entre la Universidad de Columbia (Nueva York) y la Facultad de Química de la Universidad de Sevilla.

About Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *